miércoles, 31 de diciembre de 2008

San Silvestre Vallecana 2008


Desde mi primera participación en 2005, la San Silvestre Vallecana forma parte de la programación de mis fiestas navideñas. Sus detractores la tachan de negocio, de exceso de masificación, de precio excesivo... pero sin duda es la carrera más divertida del año, donde todos, runners y menos runners nos reunimos para despedir el año de la mejor manera posible: corriendo.
Es una carrera especial, en primer lugar por su espectacular participación (este año vamos a llegar a 30.000), porque todos vamos vestidos con la misma camiseta de marca Nike (en 2008 toca verde claro) y obviamente porque se corta el centro de Madrid para que los runners nos apoderemos de la ciudad por un día y pasemos al lado de lugares tan emblemáticos como la Cibeles o la estación de Atocha, un lujazo.
No es una buena carrera para hacer marca, aunque saldré en el cajón de los sub42 e intentaré ir a tope, pero el volumen de gente es tan elevado que es difícil correr a gusto. Pero la marca hoy no es lo importante, hoy hay que disfrutar el ambiente, hay que reírse con los runners que van disfrazados, hay que emocionarse con los aplausos de la masiva asistencia de espectadores (sobre todo en Vallecas) y en mi caso, compartir la experiencia con mis dos hermanos que van a correr conmigo. Que mejor manera de acabar el año, verdad?
Hoy Madrid sale a la calle a correr, treinta mil personas entre las que habrá madrileños, castellanos, extremeños, andaluces, rumanos, marroquíes... pero Madrid es una ciudad abierta y acogedora y hoy todos los que corramos nos vamos a sentir gatos porque vamos a participar en su carrera más emblemática.
La San Silvestre 2008 cierra el año atlético y poco después comenzará un 2009 lleno de retos deportivos. Es un buen momento para desear a todos los runners que el año que viene sea bueno, que les respeten las lesiones, que cumplan sus objetivos y que, por supuesto, disfruten de este deporte. Pero también es el momento de desear todo lo mejor a los que habéis seguido este blog, a mis amigos, a mi familia y a todos en general. Feliz año 2009

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Feliz Navidad


Hoy es 24 de diciembre y esta noche casi todos vamos a disfrutar de una cena familiar. Son días en la que todos nos felicitamos y nos deseamos paz. Pero este es un blog fundamentalmente de atletismo por lo que creo que es el día ideal para hablar de la solidaridad del corredor popular.


Desde que me he metido en este mundo más profundamente he percibido que las carreras populares están plagadas de actos solidarios. Actos tan sencillos como prestar un imperdible a alguien que se ha quedado sin ellos y no puede colocar su dorsal, como el de ofrecer agua a aquel que se ha despistado en el avituallamiento o como el de animar a algún corredor aunque no le conozcas de nada... Pero también conozco otras actuaciones que demuestran la calidad humana de algún corredor, como la de mi amigo Fran que corrió un maratón entero para hacer de liebre y de aguador a un amigo o como aquellos que van acompañando a un amigo hundido en los últimos kilómetros del maratón y le esperan sin importarles su marca. Ellos ponen su esfuerzo, sus horas de entrenamiento al servicio de un amigo y es algo que les dignifica como personas.

El mundo del runner es distinto a la vida real. Seguramente muchos de los que actúan tan solidariamente el día de una carrera no aplican los mismos criterios en la vida diaria. Sería deseable que todos decidiéramos actuar igual en el día a día que en nuestras carreras del fin de semana y estoy seguro que vivir sería mucho más agradable. Pero es sólo un deseo, como tantos otros en estas fechas.

Y ya que estamos con deseos, permitidme los lectores de mi blog desearos lo mejor en estas navidades. A los runners, a los que no corren, a los que me animan, a los que me dan cariño, a los que me ayudan, a los que me leen... y a todos en general: FELIZ NAVIDAD

domingo, 21 de diciembre de 2008

Akiles: frío, hielo y buenas sensaciones

El trofeo Akiles es uno de los diezmiles más importantes del calendario popular madrileño. El pasado domingo hice mi debut en una carrera que espero repetir en años sucesivos. además, en esta ocasión tenía el aliciente de volver a correr junto a mi hermano Viry, que cada vez se anima menos a demostrar su gran calidad en carreras populares.

De entrada, el ambiente en la salida era muy navideño, con villancicos sonando por la megafonía, que como es normal estaba pasada de decibelios. La recogida del chip y el dorsal es bastante rápida debido al gran número de voluntarios. Pero lo peor no tenía nada que ver con la organización y era que el intenso frío había provocado la creación de placas de hielo en el recorrido, circunstancia advertida de manera profusa por megafonía, algo que se agradece.

Pistoletazo de salida y comienzo fulgurante. Viry decide no seguirme y yo tiro "para alante" con fuerza, pasando por el primer kilómetro en 4'02''. a partir de ahí la cosa se complica, porque el terreno se empieza a empinar levemente hasta llegar al km 2 en el que se comienza a subir el cerro Garabitas. La subida dura unos 600 metros con un porcentaje bastante exigente, pero lo peor viene un poco más tarde, cuando tras una ligera bajada se afronta un segundo repecho, corto pero duro que provocaron que mis cuadriceps se quejaran bastante. A partir de ahí, se comienza un prolongado descenso que resultaba muy peligroso debido al hielo acumulado en las partes más umbrías. Afortunadamente no hubo accidentes y pude llegar la llano sin ningún percance. Fue entonces cuando pude poner un ritmo constante y enfilar los cinco últimos kilómetros a una media bastante exigente.

Se pasa al lado de meta cuando aún faltan dos kilómetros y por entonces ya había acelerado para afrontar el último kilómetro por debajo de los 4 minutos, pasando atletas y llegando a meta en unos respetables 41'58'', un buen registro para una carrera tan dura por la orografía y la climatología.

Mi hermano llegó unos 50'' más tarde, pero a pesar de ser la primera vez que le superaba en una prueba, mi sensación no fue muy satisfactoria, porque considero que es mejor que yo, aunque la edad y la falta de entrenamiento no perdonan.
Repetiré Akiles, si puedo claro, es una carrera bonita, bien organizada y con un recorrido excepcional, en plena Casa de Campo. Ahora sólo me falta acabar el año en Vallecas para cerrar un buen año, pero el balance de lo conseguido en 2008 pertenece a otro artículo.
video

jueves, 11 de diciembre de 2008

Running by Central Park


New York, 6:30 am, suena el despertador, Marisa y los niños duermen mientras me preparo para salir a correr. Mallas largas de las gorditas, camiseta térmica interior, otra exterior, buff, guantes y gorro. Bajo a la calle desde el piso 28, hace un frío que pela, pero comienzo a corretear por la tercera avenida, donde se ubica mi hotel. Subo hasta la calle 59 y a partir de ahí cruzo Lexington, Park Avenue, Madison... y a lo lejos diviso el Plaza, está en la quinta y frente al parque. Cuando por fin llegué a la quinta sentí un cosquilleo en el estómago; ahí estaba, el parque más famoso del mundo, por el que cada día hacen deporte miles de neoyorkinos, en el que finaliza el maratón más espectacular del mundo, el auténtico pulmón de Manhattan.
Accedí por una puerta lateral, en principio corría solo, escuchando mis pisadas sobre las hojas caídas de los árboles que aún conservan tonos ocres y verdes. Enseguida llegué a la carretera central y allí un rosario innumerable de runners surcaban el parque a primera hora de la mañana. Me coloqué en el "jogger path" y formé parte de la fiesta. El recorrido no es fácil, hay bastantes repechos, pero no llega a la categoría de duro. El ambiente es excelente, muchos runners, algunos ciclistas y pocos perros. Algo que me resultó muy positivo fue la cantidad de chicas que había corriendo, un porcentaje que es impensable hoy por hoy en España. Más o menos en el centro hay un pequeño lago, alrededor del cual discurre una senda de tierra que recorrí para hacer un entrenamiento de series. Es un buen recorrido, con las distancias marcadas en millas y totalmente plano. Es la senda por la que corría Dustin Hoffmann en Marathon Man.
Correr por central Park es una auténtica delicia,porque está aislado del bullicio de Manhattan, porque hay multitud de sendas bien marcadas para runners, porque el ambiente es inmejorable y porque esta es la verdadera catedral del running mundial.
Fueron cuatro entrenamientos y en todos disfruté a pesar del intenso frío. Se ha cumplido otro de mis sueños, correr por este mítico parque donde espero volver en unos años para finalizar el maratón más famoso del mundo. Hasta entonces me quedará el imborrable recuerdo de haber disfrutado de este maravilloso entorno de una manera tan particular. Así que sólo puedo decir: Thanks god, I 'm a runner.